El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, decidió renunciar a su salario a partir de abril para reducir el impacto que la crisis del coronavirus está teniendo en la compañía, ya que han tenido que cerrar los parques temáticos, cancelado estrenos de cine y pausado todos los rodajes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Disney (@disney) el

Según los datos del último año fiscal, Iger contó con un salario base de 3 millones de dólares, aunque sus ingresos superaron los 45 millones de dólares por bonos y reparto de acciones.

Además, el nuevo consejero delegado de la empresa, Bob Chapek, anunció que también reducirá su pago en un 50%, una medida que aplicará al resto de los miembros de la junta directiva.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Disney (@disney) el

Disney fue una de de las primeras empresas en tomar medidas después de que la Organización Mundial de la Salud decretara como pandemia la situación originada por los contagios de Covid-19.