Tras anunciar que La Voz dejaría la pantalla de Televisa para formar parte de la programación de Azteca, los directivos anunciaron que en su nueva casa lograría posicionar el proyecto como sus similares en otros países, pero los resultados no fueron los esperados.

La Voz Azteca tiene muy bajos niveles de audiencia, lo que está generando problemas dentro de la empresa. Medios reportaron que Azteca está sobrepasando el presupuesto anual, por lo que tuvieron que despedir  a miembros de la producción de Corazón Grupero y Venga la Alegría, a pesar de ser programas con mejores niveles de rating.

Otro problema son los costos de la producción, ya que se decidió invertir en los coachs. Belinda recibió 15 millones de pesos, además de varios privilegios, sigue Ricardo Montaner con 12 millones; Lupillo con 10 y Yahir con menos de la mitad del anterior.

Ya se había anunciado cambios para agilizar el programa y termine lo antes posible, pero ahora se ha dado a conocer que existe la posibilidad de terminar antes el contrato con los dueños de la franquicia, lo que dejaría a La Voz sin televisora.