México es reconocido mundialmente por su playas, algunas de ellas con los mejores complejos turísticos y otras que mantienen su esencia rústica. Un estudio reveló que los mexicanos prefieren pasar el perdido vacacional de Semana Santa en una playa, es por eso que te traemos 5 opciones para pasar esos días al lado de tu pareja disfrutando la brisa del mar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Zipolite Concierge (@zipolite.concierge) el


 

Zipolite, Oaxaca.

Reconocida como uno de las principales playas nudistas del país, Zipolite ofrece una experiencia mística que te invitará a conectar su alma con la naturaleza, ahí encontraras una gran oferta gastronómica, sesiones de meditación y vida nocturna a la orilla del mar. 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 》A N I《 (@anhi.mtz) el


 

Playa La Colorada, Michoacán.

 

Pocas personas visitan las costas de Michoacán, pero son las favoritas de los turistas amantes del surf gracias la limpieza de sus aguas. Playa La Colorada es perfecta para las parejas que buscan tranquilidad y alejarse de los pendientes laborales.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Jesus H. Villavicencio (@chuche001) el


 

Playa Troncones, Guerrero.

 

Guerrero cuenta con las playas más populares del país pero muy cerca del pueblo de Zihuatanejo se encuentra Playa troncones,  cuyo su principal atractivo es su tranquilidad y los alojamientos rústicos. Las sesiones de yoga son uno de los atractivos del lugar, además de tener alojamientos perfectos para las parejas coquetas.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Hill (@thisishill) el


 

Costa Esmeralda, Veracruz.

Este destino se localiza a pocas horas de la Ciudad de México. Ahí podrás disfrutar de las zonas arqueológicas de Cuajilote, Paxil y Vega de la Peña, o recorrer la zona de manglares.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Chiapas, Mexico (@chiapas.mex) el


 

El Madresal, Chiapas.

Es uno de los centros ecoturísticos más bonitos de nuestro país, es administrado por una cooperativa de 44 familias que buscan resguardar la zona de la contaminación y la explotación de los recursos naturales. Los habitantes de este lugar están dedicados a que los visitantes pasen una buena experiencia y tengan ganas de regresar.