El Carnaval Internacional de Mazatlán 2020 “Somos América, Pasión y Esperanza”, se llevará es uno de los eventos culturales más importantes del país. Inició en 1898 y es considerado el tercer carnaval más importante del mundo por la Revista Forbes. La tradición marca que se debe realizar los días previos a la cuaresma y ha pasado por varias modificaciones a lo largo de su historia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por De Mazatlán para el Mundo (@demazatlanparaelmundo) el

 

El origen y su evolución a través de los años.

 

Este evento tuvo origen desde la llegada de los primeros pobladores a la región, en ese entonces se llevaba a cabo durante cuatro días y se permitían todos las conductas que estaba prohibidas por la religión y las autoridades. Las conductas que eran consideradas como pecaminosas no podían ser detenidas por las autoridades; además de que éstas eran beneficiadas al cobrar un impuesto por el uso del disfraz. 

 

En febrero de 1827, se llevó a cabo una mascarada y comparsa por parte de los soldados que vigilaban el puerto. Este acto fue una protesta en contra del Capitán Juan Antonio Muñoz ya que las tropas exigían el pago de su deberes, pero con el paso de las horas se convirtió en un una gran fiesta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Dania Zatarain (@daniazatarain) el

 

De los juegos de harina al confeti y serpentinas

 

Los cronistas de la región revelaron que un grupo de cuarenta o cincuenta mazatlecos enmascarados, vestidos con largas túnicas y un gorro en forma de cono, recorrieron las calles de la ciudad contando chistes, improvisando canciones e introduciendo a los domicilios para hacerles cosquillas a sus habitantes. A su paso dejaban una estela de harina con colorantes. Esta actividad se implementó en los siguientes carnavales y con ella se daba fin a los festejos. 

Durante el porfiriato, las autoridades  municipales intentaron detener el juego de harina, considerado por las autoridades de ese tiempo como un acto de personas incultas y sin educación. Con el paso del tiempo y con el contrapeso de la población, las autoridades terminaron aceptando esta actividad, y en varias ocasiones llegaron a financiarlo. Con el paso del tiempo, la harina fue sustituida por el confetti y las serpentinas.