Actualmente vivimos una situación en la cual se ha visto modificado el comportamiento de compra en las personas y en la economía a nivel mundial; lo que nos ha obligado a hacer mayor uso de la tecnología y entender mejor el mundo digital. 

En lo que va del año 2020 se han visto grandes cambios en el crecimiento del e-commerce gracias a las distintas herramientas tecnológicas que existen. Solamente en México, las ventas en línea crecieron un 500% desde la pandemia; siendo el primer país de LATAM con el mayor crecimiento, según la consultora Kantar.

Las empresas se han visto en la necesidad de conocer nuevos modelos de negocio digitalizados, adoptando estas nuevas tecnologías para ofrecer mejores servicios y experiencias a cada uno de sus usuarios, y las que no se adapten competirán con desventaja. 

La propagación del COVID-19 es principalmente a través del contacto de persona a persona, por lo que es esencial reducir las formas en que interactúan; sobre todo en los servicios básicos del día a día. A pesar del distanciamiento social, seguirán existiendo diversas actividades esenciales en las que forzosamente habrá contacto humano, por lo que se deben buscar soluciones donde la tecnología es indispensable.

Gracias al crecimiento exponencial de fuentes de información múltiple, variada y diversa a las que se tiene acceso, se ha logrado obtener información valiosa del consumidor y su comportamiento, permitiendo mejorar la experiencia de compra del cliente, además del crecimiento en los negocios, dejando atrás un análisis basado en intuiciones y deducciones y teniendo como beneficios: la toma de mejores decisiones para la implementación de precios y óptimas promociones, experiencia en ventas cruzadas, mayor control de stock y conocimiento del cliente para ofrecerle productos y/o servicios que se adecúen a sus necesidades.

En esta situación de crisis, estamos aprendiendo que la migración al mundo digital es una solución efectiva para la entrega de información confiable en tiempo real, donde las empresas protejan sus activos y sigan siendo relevantes en la mente de sus consumidores.