Saoirse Kennedy Hill, nieta del líder democrático, Robert “Bobby” Kennedy murió aparentemente a causa de una sobredosis, según reportes de medios estadounidenses.

El diario The New York Times, publicó que los servicios de emergencias fueron llamados a la residencia donde vivía la joven de 22 años. De ahí fue trasladada a un hospital donde fue declarada muerta.

“Nuestros corazones están destrozados por la pérdida de nuestra amada Saoirse”, dijo la familia Kennedy en un comunicado enviado a los medios de comunicación.

La joven sufría de depresión durante varios años; así lo relató en un pasaje de su diario estudiantil: “Mi depresión se afianzó al comienzo de mis años de secundaria y estará conmigo por el resto de mi vida”.