Esta sustancia nos proporciona una hidratación superficial y profunda a la piel, ayudando a rellenar y prevenir arrugas y líneas de expresión.

Por Diana Salado Lucero

Desde hace relativamente poco vemos que diversos productos de cosmética cuentan con ácido hialurónico, con los cuales se nutre nuestra piel y previene el envejecimiento. Más allá de marcas, presentaciones o usos en la medicina estética, conoce qué es y cómo puedes sacarle provecho para una mejor apariencia de tu piel.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en numerosos tejidos y órganos del cuerpo: epidermis, tejido conectivo, cartílagos, líquido sinovial, ojos, etc. Gracias a sus propiedades hace que nuestros tejidos se mantengan en buenas condiciones porque tiene la capacidad de atraer y retener agua.

Sin embargo, conforme vamos avanzando en edad, su presencia disminuye progresivamente y la piel comienza a perder hidratación, elasticidad y firmeza, lo que la hace ver flácida, delgada y propicia la aparición de arrugas.

Al principio sólo se utilizaba en tratamientos estéticos y rellenos dérmicos por sus extraordinarias propiedades antiaging; ahora está incluido en la rutina diaria. Muchos de los productos cosméticos que se comercializan contienen ácido hialurónico obtenido por síntesis, que al mezclarse con el ácido natural promueve la producción de más cantidad y favorece la formación de colágeno.

Es hora de empezar a cuidarte y prevenir el envejecimiento porque no sólo es para las pieles secas, sino para todo tipo de piel, pues ayuda a:

Recuperar los niveles de hidratación en la piel

Prevenir y reducir la apariencia de las líneas de expresión y arrugas

Aportar firmeza y elasticidad a la piel.

Promover la creación del colágeno y la elastina que sostienen y dan soporte a la piel

En tu rutina diaria recuerda utilizar un sérum hidratante con ácido hialurónico puro de medio o bajo peso molecular que proporcione una hidratación superficial y profunda a la piel, que ayude a rellenarla y prevenir las primeras arrugas y líneas de expresión, disminuye la apariencia de los poros y aporta luminosidad.

Aplícalo como segundo paso de tu rutina cosmética, después de la limpieza, tanto por la mañana como por la noche para ayudar a devolver la hidratación a tu piel, rellenando visiblemente las arrugas y ayudando a que se vea más lisa y radiante.

DATO:

A la edad de 50 años en el organismo sólo queda la mitad del ácido hialurónico corporal.