Cinco ideas para que transformes ese ingreso extra en acciones que te ayuden a obtener o mejorar tu casa

A estas alturas gran parte del aguinaldo ya se esfumó con la llegada de Santa Claus, el Año Nuevo y vienen los Reyes Magos; pero si eres de esas personas que ha sido cauteloso con ese dinero adicional que recibió, te damos unos tips para que ese extra no se desvanezca y lo puedas ver reflejado en tu patrimonio.

  1. El enganche de tu casa

Quizá creas que 15 o 30 días de salario no representan una cantidad significativa para el enganche de una casa, y tienes razón, pero este monto se puede complementar con la caja de ahorro o el reparto de utilidades en mayo. La idea es empezar con una cantidad mayor a la que podrías tomar de tu salario mensual para que te motives a seguir ahorrando.

Lo recomendable es, por un plazo corto, invertir este monto en algún instrumento financiero que te de rendimientos y no tenerlo sólo en una cuenta o en casa. Ese rendimiento te servirá para cuando lo juntes con los otros extras.

  1. Mejoras en el hogar

Destinar una parte o todo tu aguinaldo a realizar mejoras en tu casa te permitirá aumentar el valor de tu propiedad en el mercado y por lo tanto es una inversión redituable. La recomendación es invertir en remodelar el baño y la cocina, pues son los lugares claves para los compradores de casas, las zonas en las que centran su atención. Por lo tanto, son las que agregan más valor. Al destinar parte de tu aguinaldo en mejoras en baño y cocina, podrías aumentar el valor de tu casa de 10 a 15 por ciento.

  1. Pagos a capital de tu crédito hipotecario

Abonar un dinero extra a tu hipoteca puede ahorrarte muchos intereses y tiempo endeudado, pues es dinero que se va a capital, el monto sobre el que se calcula tu tasa.

La reducción de los intereses será más significativa si haces pagos adicionales en los primeros cinco años del crédito; pero como se pagan intereses en toda la vida del financiamiento, siempre bajará tu deuda al adelantar mensualidades.

  1. Ecotecnologías

¿Qué tal invertir en algo que reduzca tus recibos de electricidad, agua o gas? Una buena opción para gastar el aguinaldo es destinar una parte a cambiar inodoros de una menor carga, equipar lavabos y regaderas con llaves ahorradoras, calentadores solares, equipos de aire acondicionado de alta eficiencia, o incluso equipar la casa con muros y techos con aislamiento térmico.

Estos detalles no son notorios a la vista, pero sí reducen el consumo de agua, gas o electricidad; además de que ayudas al medio ambiente.

  1. Mantenimiento preventivo

Hacer reparaciones en la casa antes de que se encuentre en un estado crítico te ahorrará mucho dinero. Algunas de las labores de mantenimiento preventivo para las que podemos apartar un porcentaje del aguinaldo son: barnizar ventanas, pisos o cualquier estructura de madera, pintar las paredes, impermeabilizar y revisar fugas de agua, gas o cortos en la instalación eléctrica.

Con estas acciones harás que tu patrimonio aumente en valor y estás invirtiendo en algo que dura para toda la vida y dará tranquilidad a tu familia.

Fuente: LaHaus.m