Ubicado en la pequeña y remota isla en la costa oeste de Suecia, Pater Noster es el faro más espectacular de Suecia y ahora recibe turistas de todo el mundo

El faro fue construido en 1868 y recibió el nombre de Pater Noster como tributo a las oraciones de los marineros. Se construyó una casa para el farero, su familia y el personal. Durante casi 110 años, generaciones de fareros convivieron con sus familias en este entorno extremo, cuidando el faro, rescatando a los náufragos y creando una pequeña y aislada sociedad.

Hoy se ha reinventado la antigua casa del farero, creando un impresionante hotel boutique – Pater Noster – de nueve habitaciones con capacidad para 18 huéspedes. El hotel también cuenta con un restaurante que sirve mariscos frescos, un bar y un café al aire libre donde los huéspedes pueden disfrutar de pasteles y pan recién horneados.

El galardonado estudio de diseño sueco Stylt es responsable del concepto y el diseño de interiores. “Durante mis 30 años en el negocio de la hotelería, nunca he encontrado un destino tan único”, dice el fundador y socio de Stylt, Erik Nissen Johansen. “Tiene de todo: la ubicación remota, la naturaleza intacta, las condiciones climáticas extremas, una historia emocionante, y pronto, un gran hotel de lujo discreto.”

Los inter1iores, de inspiración marina, cuentan con paredes y techos con paneles de madera y muebles rústicos que rinden homenaje a la fascinante historia del hotel. Se utilizaron papel tapiz personalizado e impresiones artísticas en toda la propiedad.

El acceso a la isla es posible a través de una embarcación semirrígida o un helicóptero desde la isla de Marstrand o Gotemburgo.

Pater Noster ofrece a sus huéspedes experiencias genuinas con un fuerte patrimonio cultural como la pesca en alta mar, escribir una novela, navegar, clases de cocina sueca, kayak, buceo o meditación en el mismo faro legendario.