Sorpréndete con los beneficios que te brinda; desde síntomas respiratorios hasta desinfección de ropa y calzado.

Es común que asociemos el aceite esencial de eucalipto con el alivio de los síntomas respiratorios; sin embargo, tiene otras bondades.

Al encontrarlo en cosmética, rubefacientes, relajantes, revitalizantes y también como antiséptico, el eucalipto es un gran aliado para que tú y tu familia pasen un invierno de total bienestar en casa.

Los aceites esenciales son más que aromas agradables, pues constituyen opciones terapéuticas naturales con un efecto multisensorial que favorece la salud física y mental, aportando beneficios poco conocidos, pero de gran utilidad para el día a día.

El aceite esencial de eucalipto es extraído de las hojas de su árbol, originario de Oceanía y cultivado en casi todo el mundo, su componente principal es el Cineol. Entre sus propiedades más importantes se encuentran: la descongestiva y el alivio de irritaciones en la mucosa nasal -causadas por respirar aire contaminado o muy frío-.

También facilita la expulsión de las secreciones del tracto respiratorio (como las flemas y mucosidades), al mismo tiempo que mitiga la tos seca. Además, sus antioxidantes fortalecen el sistema inmune, evitando que se desarrollen resfriados o cualquier otra enfermedad respiratoria.

Conoce algunos de los beneficios del eucalipto a nuestra vida diaria, ya sea por inhalación, aplicación tópica o a través de difusores:

  1. Al despertar: Aumenta la circulación y el flujo sanguíneo al cerebro durante las frías mañanas. Coloca de 3 a 6 gotas por cada 100 ml de agua potable en un atomizador y rocíatelo en rostro y cuerpo.
  2. En el ejercicio: Por el frío tus músculos están tensos, para que aumente el flujo sanguíneo coloca 2 gotas de aceite de eucalipto en la palma de tu mano y frota en todo el cuerpo.
  3. Elimina malos olores: Mata gérmenes y olores desagradables en ropa o calzado. Agrega entre 4 y 5 gotas en un difusor con agua para purificar el aire de tu hogar o aplícalo con atomizador sobre tu ropa, calzado y/o muebles.
  4. Baños relajantes: Para aliviar músculos doloridos o cansados diluye algunas gotas del aceite esencial de eucalipto en el agua de tu tina y disfruta de un baño de placer.
  5. Desinfección de prendas: Su efecto antibacteriano y antiséptico ayuda a combatir gérmenes y bacterias patógenas. Diluye algunas gotas del aceite en agua potable o mineral y rocíalo tanto en prendas como cortinas y muebles para desinfectar los espacios y ayudar a los enfermos a sentirse mejor. También puedes colocar unas 15 gotas de aceite como parte del proceso de lavado y eso te ayudará a desinfectar las prendas en cada carga de ropa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por OLIÉ MX (@olie_mx)

Fuente: OLIÉ