La boda de Camila Fernández provocó malestar debido a que congregó a un gran número de personas en un momento en donde la entidad donde vive tiene un repunte en el número de contagios de Covid-19.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Camila Fernandez 👑 (@camifdzoficial) el

En respuesta a las especulaciones de la cantidad de personas que estuvieron en la fiesta, la hija de Alejandro Fernández aseguró que en la fiesta estuvo solo familiares cercanos y que se siguieron todos los protocolos de seguridad.

Aunque ella asegura que las cosas no son para tanto, las imágenes que salieron en los medios de comunicación a los que congregó en su enlace matrimonial se observa que la fiesta se llevó a cabo en un lugar abarrotado, donde no se respetó la sana distancia, se tuvo contacto físico y no se siguieron las medidas señaladas por las autoridades.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Camila Fernandez 👑 (@camifdzoficial) el

Otro punto del debate se enfoca en cómo se le permitió a una familia tener una fiesta mientras que un hombre perdió la vida al ser reprimido a golpes por las autoridades de Jalisco debido a que no portaba cubrebocas en la vía pública.