A casi un año de que le extirparan el último tumor en la cabeza, Inés Gómez-Mont, en una entrevista online, con Fernanda Familiar, habló por primera vez de cómo se enteró que los tenía, qué síntomas mostró y cómo es que se enfrentó a esta dura prueba.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ines Gomez Mont (@inesgomezmont) el

Declaró: “Una de las pruebas más fuertes a las que me he enfrentado es con mi salud, sobre todo porque tengo siete chiquitos que dependen de mí, y que además fueron situaciones y cirugías complicadas; estaba en la rayita de que ojalá todo iba a salir bien, pero quizá algo pueda salir mal”.

Todo comenzó hace 5 años, cuando nació uno de sus hijos: “Nació mi hijo y como a los seis meses de que nace, empecé a sentirme un poco torpe con mis movimientos corporales, como que mis reacciones no eran al instante, como que me sentía como si tuviera delay, como retrasada en reaccionar”.

“Empecé a notar varios detallitos, pensé que era porque estaba cansada, pero después me empecé a desplomar; estaba parada y era como si me apagaran el botón y me iba al piso, me metí como 200 guamazos, pero de verdad guamazos; a la hora de caer al piso, al grado que mi esposo me dijo que ya no cargara al bebé para no lastimarnos”, detalló los síntomas que presentó, y por los que se encendió un foco de alarma.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ines Gomez Mont (@inesgomezmont) el

Para no preocupar a su familia, intentó minimizar la situación: “Mi esposo me decía que fuera el medico, pero lo dejé pasar, primer veía por mis hijos. Un día me salió un derrame muy fuerte en el ojo, yo seguía como muy torpe, cayéndome, me desplomaba, pero yo a la hora de caer como que me levantaba rápido y decía ‘Ay no, fue el tacón’. Entonces empecé a notar que mis hijos se empezaron a asustar un poco ya las últimas veces que me caía, les decía que era por cualquier otra cosa, les quería pintar un panorama agradable”. 

“Me justificaba porque no entendía por qué mi cuerpo no reaccionaba como yo quería, lo evadía. Cuando salió lo del derrame, fui al médico, y me sacaron una cita con el cardiólogo. Me dijo que no sonaba a nada de la presión o el corazón, pero que me lo viera con el neurólogo”, agregó.

Cuando los médicos vieron lo que le ocurría, quedó impactada: “El neurólogo me dijo que no le gustaban mis síntomas y me mandó a hacer una resonancia magnética; a la mitad me saca la enfermera y me dijo que necesitaba meterme contraste para ver bien mi cerebro, no me quiso decir qué pasaba. Me vuelven a meter al tunel, me puse a rezarle a la virgencita. Cuando salgo, me dicen que necesitaban hablar conmigo, y me dice ‘Inés, tienes dos tumores cerebrales”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ines Gomez Mont (@inesgomezmont) el

“No entendía nada, dije ‘¿qué voy a hacer?’ Le hablé a mi tía María y le conté mi diagnóstico, se quedó en blanco, ya después le dije a mi esposo, que estaba de viaje. Me fui a la escuela de mis hijos y no sé cómo pude seguir con mi sonrisa. Cuando volví a ir con el doctor sentí como una puñalada en el corazón, fue terrible, todas las opciones de recuperación me aterraban”, comentó.

Y recordó que afortunadamente pudieron diagnosticarla a tiempo, y que consiguió un hospital en EU donde la atendieron de inmediato; además, ambos tumores eran benignos. Y bajo un tratamiento de algunos meses, y después dos operaciones, pudo recuperarse: “Aprendí a fluir con los tiempos de Dios, y aguanté piquete tras piquete, el tratamiento, ver a tantos doctores, aguantar, ver sufrir a mi familia; meses después llegué con otro neurólogo que fue el que me extirpó los tumores, y todo salió muy bien”.

Recordemos que fue hasta el 2019 que Inés Gómez Mont compartió con sus seguidores lo que le habían diagnosticado; el primer tumor le fue extirpado en 2017, mientras que el segundo hasta septiembre del año pasado.