Vanessa Bryant, esposa del ex basquetbolista Kobe Bryant, habló ante el público por primera vez después de la muerte de su esposo y su hija.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Vanessa Bryant 🦋 (@vanessabryant) el

En el homenaje póstumo realizado en el Staples Center en Los Ángeles, Vanessa agradeció la presencia de los asistentes y con lágrimas en los ojos señaló que el apoyo de todo el mundo ha sido muy alentador.

“My pequeña bebé”, fue como comenzó con su discurso para referirse a su hija a quien describió como un alma dulce “siempre me daba un beso de buenas noches”.  

Extraño sus besos, su sarcasmo y esa adorable sonrisa, y esa risa explosiva, era el sol de mi vida, cada día, extraño su hermoso rostro”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Vanessa Bryant 🦋 (@vanessabryant) el

Entre lágrimas, expresó: “No voy a poder decirle lo hermosa que se vería el día de su boda, nunca la veré bailando con su padre, ella habría sido una madre fabulosa, y probablemente habría llegado a ser la mejor jugadora de la liga femenina de baloncesto y habría hecho la diferencia… No me puedo imaginar la vida sin ella”.

Ahora tocó el turno de hablar de Koby Bryant.

“Mi compañero, Kobe, era muy competitivo en la cancha, escritor, ganador del Oscar y ‘Black mamba’, para mí era ‘Coco’, ‘Bubu’, ‘papi chulo’, no lo veía como una celebridad. Era mi esposo, mi complemento, hemos estado juntos desde que tenía 17 años, fuí su primer amor, su primera novia, él me quería más de lo que puedo expresar”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Vanessa Bryant 🦋 (@vanessabryant) el

“Tuvimos una maravillosa historia de amor, Kobe quería que renováramos nuestros votos, él habría sido un abuelo maravilloso, era el más valioso de los padres”.  

Finalizó: “Estaban llenos de alegría, amaban la aventura… dios sabía que no podrían estar en esta tierra separados, tenía que llevárselos juntos. Cuída a nuestra hija, yo me encargo de las demás. Descansen en paz, diviertanse en el cielo hasta que nos reencontremos. Te quiero mucho, mamba”.