Los abogados del actor mexicano Pablo Lyle solicitaron a la Fiscalía reportes médicos del cubano Juan Ricardo Hernández, con el objetivo de contar con la mayor información posible sobre el comportamiento de la víctima.

Durante una audiencia ante el juez Alan Fine, la defensa del protagonista de Mirreyes contra Godínez solicitó muestras toxicológicas del cubano para determinar si tenía problemas con el alcohol.

En declaraciones al programa Despierta América, el abogado Alejandro Sola indicó que investigan todo lo posible para entender qué ocurrió el 31 de marzo pasado y por qué esa persona se acercó con actitud agresiva al vehículo, donde Pablo Lyle y su familia se encontraban. “El fiscal ha quitado información sobre los datos médicos y queremos saber qué quitaron y por qué. Queremos saber si esta persona estaba bajo la influencia de drogas o alcohol, queremos saber”, indicó.

Indicó que el juez ordenó a la Fiscalía entregar la información que solicitaron a más tardar en 15 días e insistirán en amparar a su cliente en la ley “Stand Your Ground”, que permite el uso de una “fuerza mortal” si considera que está en riesgo de morir o sufrir daño físico grave si permanece en el lugar donde está.

La próxima audiencia está prevista para el 22 de agosto, cuando la defensa insistirá en el argumento de que Pablo Lyle actuó en defensa propia. El caso Lyle fue detenido el pasado 31 de marzo en el Aeropuerto de Miami, luego de golpear a Juan Ricardo Hernández, de origen cubano, quien quedó inconsciente, durante un accidente de tránsito.

El 4 de abril, la víctima permaneció en terapia intensiva por unos días y posteriormente la familia decidió desconectarlo del respirador artificial que lo mantenía con vida. Las complicaciones de una herida contundente en la cabeza fue la causa de muerte del hombre de 63 años, de acuerdo con el informe de la autopsia elaborada por el Departamento del Forense del Condado de Miami. Tras el deceso y una vez que se revisaron las pruebas presentadas, así como un video en el que se aprecia el momento en el que el actor golpea al hombre en el rostro, se le fijó una fianza de 50 mil dólares para su libertad condicional y arresto domiciliario con grillete electrónico.

El 6 de junio pasado, el juez Alan Fine negó la petición de regresar a México al actor Pablo Lyle. A pesar de que fue rechazada esa solicitud durante la audiencia realizada ese día, las condiciones de su detención domiciliaria fueron modificadas, por lo que Lyle tiene la posibilidad de salir a reuniones con sus abogados, realizar visitas familiares y asistir a la iglesia todos los días, siempre y cuando sean autorizadas.