Durante meses se ha especulado que la relación que el cineasta y actor Bradley Cooper e Iirina Shayk, estaba en un momento nada favorable, incluso se llegó a decir que la crisis se debía a la amistad tan cercana que él comparte con la cantante Lady Gaga, con quien protagonizó la cinta ‘A Star Is Born’.

Pues bien, finalmente la revista People ha confirmado por medio de su sitio web que la relación ha llegado a su fin luego de cuatro años y con una hija de por medio, por lo cual están buscando la mejor manera de compartir la custodia de la pequeña de 2 años, según dio a conocer una persona cercana a la pareja.

En febrero de este año, la pareja habló de sus razones para mantener la vida privada lejos de los reflectores y de las redes sociales: “Tengo muchos amigos que comparten gran parte de su vida personal en Instagram o en las redes sociales. Lo admiro y creo que es genial, pero es una elección personal”, aseguraba Irina en ese entonces, sin embargo en ese momento ya existían rumores de una posible separación.

“Debido a que mi trabajo me obliga a estar expuesta, decidí que mi vida personal será tranquila. Por eso se llama personal, porque es algo para ti y tu familia, y me siento feliz con eso”, remataba Shayk en su momento.