Luis Miguel vivió un momento bastante complicado cuando una de las asistentes comenzó a jalonearlo después de que él estrechó su mano, esto durante una presentación en Estados Unidos. El jaloneo entre la fanática y el cantante fue tan fuerte que provocó que poco a poco cayera del escenario.

El equipo de seguridad del intérprete reaccionó a tiempo y evitó la caída, sin imaginar que segundos después El Sol le daría un manotazo a la seguidora, eso sí, él nunca perdió su característica sonrisa.

Tras el incidente, Luis Miguel continuó con el show que duró dos horas y media en Phoenix, Arizona.

Aquí el video del incómodo momento.