El juzgado de Primera Instancia de Madrid ordenó embargar todas las ganancias de Paulina Rubio, ya que la mexicana, de 47 años, tendría una deuda de 57 886 euros,  44 512 euros iniciales y 13 373 de intereses. El dinero que será recaudado por las autoridades españolas vendrá de los contratos publicitarios, exclusivas, derechos de autor y su salario en La Voz España.

El motivo del embargo proviene de una demanda que interpuso la cantante hace 14 años. En 2005, denunció a varias cadenas de televisión por atacar su intimidad, aunque tiempo después llegó a un acuerdo extrajudicial con cada una de ellas. Sin embargo, sí continuó el pleito legal contra los paparazis que la captaron en la playa junto a una chica, solicitando 600 000 euros de indemnización, pero el juez desestimó la demanda en 2009 y condenó a Paulina a pagar los gastos que les generó a los demandados, algo que ella nunca hizo.

Además de esta situación, Paulina Rubio interpuso una demanda contra su ex marido, Nicolás Vallejo- Nágera acusándolo de ocultar el paradero de su hijo y de saltarse el acuerdo al que llegaron por sus custodia en noviembre de 2014.