Este fin de semana el matrimonio conformado por la socialité Kim Kardashian, y el cantante Kanye West, ofreció una fastuosa fiesta en su mansión, a la cual acudieron celebridades como Courtney Cox, Katy Perry con Orlando Bloom, Kourtney y Khloe Kardashian, sin embargo no terminó muy bien.

Según se dio a conocer, el rapero transformó su mansión de California en una iglesia, con un enorme coro y grupo de góspel incluido, celebración en la que pasaron gran parte del día cantando, bailando y haciendo oración.

Pues bien, a pesar de ser una celebración espiritual, todo terminó muy mal, pues la policía llegó a acabar con el asunto, luego de que muchos de los vecinos los llamaran para quejarse de la estruendosa fiesta.

La pareja no tuvo más remedio que ponerle fin a su reunión, aún cuando contaba con varios invitados y celebridades.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kanye West (@kanyew.est) el