Después de exponer lo que realmente ocurrió antes de decidir separarse de Gabriel Soto, la actriz Geraldine Bazán se ha empoderado frente a cientos de mujeres que como ella fueron engañadas.

 

Durante una conferencia de prensa, Bazán reconoció que lo que a ella le pasó no se compara con lo que millones de mujeres tienen que sufrir tras un divorcio.

“Con un divorcio no se te acaba la vida, al contrario, lo que yo pasé es nada a comparación a lo de otras mujeres. Mujeres realmente poderosas que sacan adelante a sus hijos con veinte pesos y que tienen que salir a trabajar y que tal vez no los pueden ver en todo el día para ganarse cien a la semana. Esas mujeres son las mujeres guerreras, esas son las mujeres poderosas”.


Comentó que no se arrepiente de la forma en la que expuso lo ocurrido en los últimos meses de relación con el padre de sus hijas, pero puntualizó que ese tema ya es parte de su pasado.

“Yo como mujer quiero que mis hijas sean mucho mejores que yo, que sean mucho más consientes, que sean mujeres de bien, mujeres valientes”.