Luego de que varias celebridades se autofotografiaron en la gala del MET, la editora de Vogue planea cómo los castigará.

Anna Wintour sabe que la venganza es un plato que se come frío y luego de que varias celebridades rompieran la regla de tomarse selfies que ella impuso para la pasada gala del MET en Nueva York, se dice que la fashionista está dispuesta descargar toda su furia contra los infractores.

Al parecer, según publican varios medios estadounidenses, Wintour podría estar sacando lo peor del personaje de Meryl Streep en El diablo viste a la moda y ya estaría pensando en su venganza para aquellas que se hicieron autofotos como Miley Cyrus, Madonna Lady Gaga, Kendall Jenner, Katy Perry o Kim Kardashian. Todas ellas famosas de primera línea que, por su actitud en la reciente fiesta, podrían perderse la gala de 2016.

Según el show de VH1 The Gossip Table, Wintour estaría decidida a dejar de invitar a ciertas famosas que no siguieron sus reglas.