El actor proyecta un complejo turístico en una isla desierta de Belice en donde pretende proteger el medio ambiente.

Leonardo DiCaprio ha decidido llevar la ecología que defiende a su próximo proyecto como empresario y está construyendo en Belice un complejo hotelero que destinará al ecoturismo. Esta no es la primera incursión del actor en el mundo de los hoteles. Años atrás se asoció con Flea, el batería de los Red Hot Chili Peppers, para en la creación de The Standard, en el corazón hipster de Los Ángeles, que ofrece estilo a bajo precio.

La experiencia en Belice promete ser todo lo contrario. El intérprete de Titanic y El lobo de Wall Street piensa dedicar su nueva aventura hotelera, situada en una isla a 45 minutos de la capital de Belice, al turismo de alto poder económico interesado en proteger la naturaleza. Ubicado en el cayo de Blackadore, en un terreno que compró hace una década por cerca de 1,6 millones de euros, el hotel contará con piscinas infinitas desde las que sus adinerados huéspedes podrán ver el atardecer en este paraíso terrenal del que Leo se enamoró hace una década. DiCaprio asegura que no será un complejo hotelero de lujo cualquiera. Su deseo para esta “Isla de la Restauración”, como la llama, es el de proteger el Medio Ambiente y devolver a la zona su Naturaleza original. Para ello ha diseñado junto con su socio Paul Scialla un hotel que utilizará arrecifes artificiales para proteger la fauna marina, en especial a los manatíes en peligro de extinción, mientras que la flora local estará bien cuidada gracias a la replantación de hierba y manglares. Y, por supuesto, nada de botellas de plástico.

“La meta es la de hacer algo que cambie el mundo. No podría ir a Belice y ponerme a construir si no pensara que puede ser revolucionario en el campo de la ecología”, indicó a la prensa el actor ahora metido a magnate hotelero. Según sus planes el hotel estará abierto en 2018 y aunque por el momento se desconocen las tarifas de este nuevo complejo de 68 habitaciones en esta playa privada se espera que alguna de las villas parte de este espacio de relajación y Naturaleza salgan a la venta por unos 13,6 millones de euros.