Luego de que el domingo pasado el cantante Bono sufriera un accidente en la ciudad de Nueva York, el líder de la banda U2 requirió de una cirugía de cinco horas para que le fueran reparados los huesos que se rompió de la cara y el brazo, de acuerdo con lo publicado por la revista Rolling Stone.

El médico a cargo del hospital New York-Presbyterian/Weill Cornell expresó que el irlandés sufrió un “accidente en bicicleta de alta energía”, mientras se ejercitaba en el Central Park, lo que le provocó una fractura facial que incluye una de sus órbitas oculares, tres fracturas separadas en su hombro izquierdo y una fractura del hueso húmero izquierdo en la parte superior del brazo, de acuerdo con lo señalado por el médico Dean Lorich.

Se informó también que la lesión del húmero fue especialmente severa, debido a que el hueso se rompió en seis diferentes lugares y a que rasgó la piel.

Durante la cirugía de cinco horas, el cantante requirió tres placas de metal y 18 clavos, pero aunque las lesiones fueron consideradas graves, Lorich señaló que Bono requerirá de una terapia “intensiva y progresiva”, pero se espera que tenga una “recuperación completa”.