Crédito foto: @sra.lacra

Por Sandra Márquez

Justo hoy, 28 de junio, se conmemora el Día Internacional del Orgullo Gay (Gay Pride, en inglés), una lucha que la comunidad LGBTTTIQ+ lleva a cabo durante décadas para defender su derecho a elegir quiénes quieren ser, expresar su identidad, su amor y disfrutar de la sexualidad sin etiquetas o prejuicios; de forma libre y segura.

Las manifestaciones ocurridas en 1969 debido a una violenta e injusta redada policial en el bar gay neoyorquino Stonewall Inn, abrieron el camino para exigir respeto

Luego de aquellos disturbios en Greenwich Village, la voz se corrió como pólvora y en distintas partes de Estados Unidos y diversos países del mundo, se comenzaron a tomar acciones de protesta.

En México, se tiene el antecedente que durante la marcha por el aniversario de la Revolución Cubana, realizada el 26 de julio de 1978, se sumaron integrantes del Frente de Liberación Homosexual de México. Un año después, en 1979, se llevó a cabo la primera Marcha del Orgullo Gay México.

Así, en el marco del 43 aniversario de esta conmemoración en nuestro país, Alexa Castillo Nájera Zaliv, sexóloga de Japi, comparte 11 acciones que buscan inspirar a todas las personas a celebrar quienes son:

EXPRESAR

Decirle al mundo quién eres es una declaración valiente; es un momento privado y único, así que cada persona tiene el derecho de decidir cuándo y cómo hacerlo, y a quién contarlo.

CREAR

Las redes de apoyo resultan esenciales para que las voces tengan mayor resonancia, y la comunidad LGBTTTIQ+ lo ha demostrado con orgullo.

INFORMAR(SE)

La mayoría de los prejuicios y etiquetas se dan por falta de información. Así que está en todos inculcar valores humanos que vean a las personas más allá de sus preferencias sexuales, o género. Al estar informado y compartir se genera una cultura de la diversidad más sana, desde el interior y hacia el exterior de la comunidad.

CONVERSAR

Hablar para expresar, escuchar para entender, e intercambiar ideas para generar acciones, es convertirse en un agente de cambio. Dialogar permite conocer otras inquietudes y perspectivas en la comunidad, y ayuda a que otros fuera de ella también la comprendan.

ENTENDER

Si bien el disfrute de la sexualidad y el placer son un derecho, en México aún hay estigmas por creencias sociales que sólo incentivan un estado de culpa y ansiedad que no hace bien a nadie. Es importante entender el abanico de opciones con la guía de especialistas profesionales de la salud sexual, mental y emocional.

LIBERAR

Sentir placer sin culpas y liberar la sexualidad consciente hará de este un mundo diferente e inclusivo.

EMPATIZAR

No es necesario haber vivido una situación incómoda o dolorosa debido a las preferencias sexuales o elección de género, pero las personas siempre pueden tratar de ponerse en los zapatos, tacones o en la piel del otro.

AMAR

El amor es la energía más pura y está disponible para todos, al igual que el goce de la sexualidad, siempre consensuada y segura. No hay nada más bonito que amar libremente.

DESCUBRIR

Si no te conoces tú primero ¿quién? El placer también se autoexperimenta, por eso, amar nuestro cuerpo es el principio de todo.

DISFRUTAR

Los enormes enemigos del placer son el miedo, la culpa, la vergüenza y la ignorancia. ¡Suéltalos! El sexo es delicioso y liberador si se practica de manera segura.

PROTEGER(SE)

Usar condón brinda la seguridad de experimentar y disfrutar de la sexualidad al máximo. Así que es importante conocer de qué materiales están hechos y si tiene las certificaciones correspondientes como Japi, que es libre de parabenos y caseína.

Desde pequeños los seres humanos son bombardeados con estereotipos, roles y expectativas que es momento de romper.

“Al nacer somos cubiertos con etiquetas externas que nos dicen: tú eres esto, tú eres lo otro, y quedamos atrapados en roles que ni siquiera pedimos. El género es performativo, esto significa que nadie es un género realmente si no una representación de lo masculino o lo femenino”, puntualiza Alexa Castillo Nájera Zaliv, quien cuenta con especialidad en psicoterapia sexual, es autora del libro “Por mis uebos que sí puedo, una historia de resiliencia” y creadora de la plataforma ¡Qué Vulvaridad!, espacio dedicado al acompañamiento del bienestar, la resiliencia, el amor propio y el erotismo.