Tras la publicación de un informe sobre el funcionamiento y los gastos de la Corte Ducal realizado por Jeannot Waringo, se reveló 50 personas renunciaron a su trabajo dentro del palacio en menos de cinco años, lo que encendió un foco de atención sobre cómo trata a su personal María Teresa de Luxemburgo y el duque Enrique.

La duquesa es la responsable de los asuntos relacionados con la contratación y despido del personal. En una investigación realizada por el periodista Pol Schock se reveló que los ex trabajadores acusan directamente a María Teresa de maltrato físico y emocional.

En el programa de radio RTL, Shock compartió que algunos miembros del personal le habían relatado cómo habían recibido palizas mientras desempeñaban su trabajo.

A pesar del escándalo, María Teresa de Luxemburgo visitó el centro de Norbert Ensch, dedicado a ayudar a mujeres jóvenes y madres solteras, pero ha evitado a toda costa hablar sobre el tema.