Once meses después de haber comenzado su relación, la princesa Beatriz de York y el promotor inmobiliario, Edo Mapelli Mozzi compartieron que llegarían al altar, situación que alegró a la reina Isabel II; ya que era la única de sus primos que seguía soltera.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por British Royal Family (@familia_real_britanica23) el

Pero su felicidad se ve eclipsada por el escándalo que enfrenta su padre, el príncipe Andrés, quién está relacionado con una red de tráfico sexual de menores; causando un escándalo en el Reino Unido y que podía costarle su título real.

Este escándalo llevó a la princesa de York a posponer en dos ocasiones su boda; pero entre todo, ha recibido una noticia por parte de la reina Isabel II, quien decidió prestarle el Palacio de Buckingham para celebrar el banquete de su enlace.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por revista (@presheart) el

Se cree que la reina realizó esta excepción al protocolo debido a los problemas que le ha ocasionado el escándalo de su padre. Recordemos que el recinto solo puede ser utilizado para los enlaces matrimoniales de los herederos y miembros de alto rango de la corona real.