Una de las noticias que ha sacudido a la monarquía británica en los últimos años es sin duda la decisión de los Duques de Sussex de separarse de la familia real e independizarse de ella económicamente. Ante esto; la reina Isabel II convocó a una reunión con toda la familia en su residencia de Sandringham para resolver el tema.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Royal Family (@theroyalfamily) el

El Megxit (nombre que le ha dado los medios británicos a este hecho) es un tema que involucra a toda la familia; pero solo acudieron la reina Isabel, el príncipe Carlos y sus dos hijos, William y Harry. La grandes ausentes fueron la dusquesa de Sussex, quien se encuentra en Canadá, y Kate Middleton; que fue vista en su residencia en Kensington con sus hijos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Royal Family (@theroyalfamily) el

Horas previas a la reunión se dieron a conocer los detalles de los que se hablaría. El primero era la preocupación de la reina por el comportamiento que tendrían Harry y Meghan en los próximos días, ya que ella desea que sus nuevas actividades no pongan en peligro la reputación de la familia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Royal Family (@theroyalfamily) el

Otro punto era la disputa económica entre el príncipe Carlos y los duques de Sussex; supuestamente porque el ex esposo de Lady Di amenazó con retirarles el apoyo económico que reciben del ducado de Cornualles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Royal Family (@theroyalfamily) el

Por último, se abordaría el tema de sus títulos nobiliarios y sus propiedades; ya que al renunciar a los deberes de la corona, también renunciarían a los privilegios que les otorga.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Royal Family (@theroyalfamily) el

La resolución final

Tras varias horas de debatir varios puntos; el Palacio de Buckingham emitió un comunicado con una declaración de la reina en respuesta a la petición de Harry y Meghan.

“Hoy mi familia tuvo una discusión muy constructiva sobre el futuro de mi nieto y su familia. Mi familia y yo apoyamos completamente la decisión de Meghan y Harry de crear una nueva vida como una familia joven. Aunque hubiéramos preferido que permanezcan de tiempo completo trabajando como miembros de la familia real, nosotros respetamos y entendemos sus deseos de vivir una vida más independiente como una familia mientras siguen siendo una parte valiosa de nuestra familia. Harry y Meghan dejaron claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas. Por lo tanto, se acordó que habrá un periodo de transición en el que los duques de Sussex pasen tiempo en Canadá y en el Reino Unido. Estos son asuntos complejos para mi familia por resolver y hay más trabajo por hacer, pero pedí que se lleguen a las decisiones finales en los próximos días”