La casa real británica ha confirmado que Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, fue hospitalizado el viernes “por precaución”; aunque no se ha precisado el padecimiento por el que tendrá que estar en observación médica.

El comunicado detalla que el príncipe consorte “viajó esta mañana desde Norfolk al Hospital Rey Eduardo VII de Londres para (ser sometido a) observación y tratamiento en relación con un problema preexistente”.

Según la agencia informativa Press Association; el duque no fue trasladado en ambulancia por lo que se descarta que sea algo que ponga en peligro su vida.

Por su parte, la reina Isabel II viajó en tren desde Londres para pasar las fiestas de fin de año en Sandringham, su residencia de campo al este de Inglaterra.