Por medio de un comunicado de prensa, la Casa Real confirmó el nacimiento del primogénito de Meghan Markle y el príncipe Harry, un varón que llegó al mundo a las 5:26 horas en la residencia Frogmore Cottage en Windsor, y pesó 7 libras.

Meghan decidió romper el protocolo real al no posar con el bebé para los medios después del nacimiento. Sin embargo, Harry se tomó unos minutos para compartir con la prensa sus primeras al palabras tras convertirse en padre por primera vez.

“A la mamá y al bebé les está yendo increíblemente bien. Ha sido la experiencia más increíble que pueda imaginar. No puedo imaginar cómo cualquier mujer hace lo que hace, lo que hacen está más allá de la comprensión, pero ambos estamos absolutamente encantados y muy agradecidos por todo el amor y el apoyo de todos los que están ahí fuera. Ha sido increíble, solo queríamos compartir esto con todos”

Sobre el nombre que los Duques de Sussex eligieron para el pequeño, el príncipe Harry comentó que todavía lo están pensando.

“Todavía estamos pensando en los nombres. El bebé venía con retraso, así que hemos tenido un poco más de tiempo para pensar en ello”.

“Los veremos en dos días según lo planeado como familia para poder compartir con ustedes, y puedan ver al bebé. No he estado en muchos nacimientos, este es definitivamente mi primer nacimiento, pero fue increíble, absolutamente increíble”

“Estoy tan increíblemente orgulloso de mi esposa y como dirían todos los padres, mi bebé es absolutamente increíble, pero esta pequeña cosa es absolutamente para morirse, así que ya estoy en la luna”

Concluyó al revelar que Dorían Ragland, madre de Meghan, está muy contenta con la llegada de su primer nieto.