La esposa del príncipe Carlos Felipe aparcó su coche en una zona prohibida durante su visita al hospital privado Sophiahemmet.

Sofía Hellqvist fue multada la pasada semana por un agente de tráfico mientras la esposa del príncipe Carlos Felipe de Suecia visitó el hospital privado Sophiahemmet para una revisión rutinaria de su embarazo. La princesa dejó su coche, un Volvo eléctrico, en un lugar reservado para el paso de las ambulancias.

Cuando Sofía regresó tenía una multa por la que la princesa tuvo que pagar 650 coronas, unos 70 euros aproximadamente. En la multa se especificaba que estaba totalmente prohibido aparcar en esa zona y que era del todo ilegal dejar allí un coche 90 minutos. Ella se subió al automóvil y se fue; al cabo de dos días pago la multa.

Hace unos días, la joven reapareció en la escena pública en Nueva York acompañada por su marido, el príncipe Carlos Felipe. Varios medios de comunicación esperaban a la pareja y ellos no tuvieron ningún problema en hacer declaraciones sobre su próxima paternidad. “Hemos preferido no saber si es niño niña. Será una sorpresa para todos”, declaró Sofía.

L​a próxima vez que veamos a la princesa será el 25 de noviembre, cuando asistirá junto a los reyes con motivo del Global Child Forum, una plataforma creada por Carlos XVI Gustavo y Silvia que pretende defender los derechos de los más pequeños.