Hijo de la Reina Isabel II y quinto en la sucesión al trono de Inglaterra, el príncipe de 54 años enfrenta acusaciones por esclavitud sexual a menores. 

Nuevamente el príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel II, hermano de Carlos y quinto en la sucesión al trono, ciembra el escandalo sobre la monarquía britanica tras ser acusado por conducta sexual indebida con una menor de edad.

El palacio de Buckingham rompió su tradicional silencio para salir en defensa del príncipe en dos comunicados, uno el viernes y otro el domingo, para negar “categóricamente” las afirmaciones de una mujer de afirma haber sido obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe cuando ella tenía menos de 18 años.

La mujer señaló al príncipe, de 54 años y duque de York, en documentos presentados la semana pasada ante un tribunal en Florida, como parte de una amplia demanda contra el magnate financiero estadounidense Jeffrey Epstein, de quien la mujer dijo la obligó a tener relaciones sexuales con personas prominentes, entre ellas el príncipe Alan Dershowitz, el prominente abogado de 76 años que ha defendido a clientes como O.J. Simpson.

La mujer fue identificada sólo como “Sra. NN número 3” en los documentos judiciales, pero su nombre real fue filtrado por la prensa inglésa como Virginia Roberts.

El Palacio de Buckingham rechazó “cualquier sugerencia de conducta indebida con menores de edad” de parte de Andrés, y reforzaron esa posición el domingo después que dos publicaciones sensacionalistas difundieran detalles de entrevistas con la presunta víctima.

Las denuncias formuladas son falsas y carentes de fundamento”, sentenció el Palacio. Las declaraciones son inusuales porque los voceros reales generalmente se abstienen de hacer declaraciones sobre informes de prensa.

La foto del príncipe Andrés pasando la mano por la cadera a Virginia Roberts, en una de tantas fiestas organizadas por su amigo Epstein, se ha convertido sin embargo en la imagen de la semana en el Reino Unido.

El multimillonario Epstein fue sentenciado a 18 meses de prisión en 2008 después de declararse culpable de infracciones sexuales con menores, pero varias mujeres quieren que las autoridades reconsideren el acuerdo alcanzado con los fiscales y que, a decir de ellas, permitió a Epstein evitar acusaciones federales más graves.