‍El artista urbano más vibrante de México lanza ‘Jaguar’, composición que significa un ascenso en su brillante carrera. Armado con ritmos africanos, guiños a clásicos de la salsa y la potente voz de Mala Rodríguez, este tema es una cúspide creativa sin igual.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por @taylordiazmusic el

Si existiera una palabra para definir la carrera de Taylor Díaz, esa sería ‘imaginación’. Y es que el cantautor mexicano no se cansa de dar muestras de su universo creativo, mismo que cada vez alcanza nuevos horizontes y nos invita a exploraciones sonoras únicas dentro del género urbano.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por @taylordiazmusic el

Y para muestra está ‘Jaguar’, composición donde se le une a Mala Rodríguez para crear una de las piezas más poderosas en su repertorio. Con una introducción plagada de percusiones africanas, Taylor deja en claro que sabe bien de dónde viene el poder de los ritmos latinos: existe una línea directa que conecta nuestra herencia con la rica cultura afromusical.

Después de este gesto estético, arranca el tema con Díaz, dueño de todas sus habilidades vocales: un ritmo que fluye con tanta soltura que más que cantar, pareciera que es un rapero dotado con un alto sentido melódico. Mientras la voz avanza entre los beats y arreglos, aparece Mala Rodríguez, quien da un nuevo giro a la pieza: su poderosa presencia reafirma la solidez composicional del track.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por @taylordiazmusic el

Si con todos estos elementos ‘Jaguar’ es un crisol de varios colores, la ambición artística de Taylor pinta muchos otros: un puente casi sin ritmo que sirve como un pequeño espacio para un nuevo big bang musical: la aparición de un fragmento de salsa en medio de la nada. Otro detalle que rinde homenaje a las raíces musicales latinas y afrocaribeñas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por @taylordiazmusic el

Así, Díaz nos lleva de la mano por diversos géneros, estilos y discursos, pero todos ellos unidos por una cualidad común: la inagotable imaginación de Taylor Díaz y su espíritu jaguar.