La mujer promedio sufre de dolor de pies después de estar una hora en zapatos altos. Pero el impacto de un par de tacones en tu cuerpo tiene más consecuencias de las que crees, no solo es el dolor y muchas son a largo plazo. ¡Aquí algunas de ellas!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Your BAG&SHOES (@yourbagandshoes) el

Pies

Normalmente, tus pies actúan como resortes que absorben el impacto y distribuyen equitativamente tu peso, amortiguando tu esqueleto de numerosas cantidades de golpes.  Súmale a esto una punta aguja.

Sin darte cuenta, trasladaste parte de ese peso a las puntas de los pies y a tus delicados y pequeños huesos de los dedos se lastiman.

¡Sorprendente! Mientras más alto el zapato, más fuerte el impacto: un estudio descubrió que un tacón de 10 cm puede aumentar la presión en la parte frontal de tus zapatos hasta 30% y más.

La transición del talón al piel se vuelve abrupta, forzándote a cambiar de tu andar natural a un caminar estructurado.  Moverse de esta manera todo el tiempo puede terminar en daños a los huesos y nervios (sin mencionar las ampollas y uñas encarnadas).

Tobillos y pantorrillas

Usar tacones obliga a tus tobillos a inclinarse hacia adelante, un movimiento que puede restringir la circulación en tus extremidades inferiores. Si usas tacones altos todo el tiempo, esto eventualmente podría convertirse en arañas vasculares.

Caminar con tacones también endurece tus tendones de Aquiles, que anclan los músculos de la pantorrilla a tus talones, haciendo que sus pantorrillas se contraigan. Si has llevado tacones altos por períodos prolongados, es posible que tengas problemas para caminar naturalmente una vez que te lo dejas de usar.

Con el tiempo, aquellas amantes de estos pueden desarrollar tensión crónica en los tobillos y en los tendones de la pantorrilla, sufriendo hasta cuando caminan con zapatos planos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por LUXE LADY FASHIONISTA (@lady.fashionistas) el

Rodillas

Otro absorbente del impacto, la rodilla es la articulación más grande de tu cuerpo.  Está hecha para aguantar cualquier choque, pero el uso frecuente de tacos altos puede poner tensión adicional a la parte interna de las rodillas, llevando al desgaste que conduce a la osteoartritis.

Caderas

Para evitar desplomarte en zapatos elevados, necesitas empujar las caderas hacia afuera, arquear la espalda, y sacar el pecho.  Esta postura sexy trabaja los músculos de la cadera y los tendones, y no de buena manera.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Post_Moda (@postmodaenlamoda) el

Espalda

Para que puedas moverte con gracia en tacones, la columna vertebral necesita balancearse naturalmente, un proceso que hace hincapié en el músculo erector de la columna lumbar. Resultado: dolor de espalda baja.

Y al igual que otras partes de tu cuerpo, tu espalda necesita un descanso.  Si usas zapatos altos hoy, trata de usar bailarinas o planos al siguiente día. Guarda los más puntiagudos para noches de salidas especiales, y nunca camines en ellos por más de un par de horas seguidas.