Una obra de arte con más de 3 mil 600 diamantes

 

 

El joyero israelí Yvel vendió un cubrebocas, hecho de 250 gramos de oro puro de 18 quilates e incrustada con no menos de 3 mil 600 diamantes, con un peso total de unos 210 quilates.

La mascarilla más cara del mundo, con un precio de 1 millón y medio de dólares, ofrece el más alto nivel de filtración (N-99) y cumple con los estándares de salud más estrictos de la FDA y la Unión Europea.

Diseñada por Orna e Isaac Levy, propietarios y diseñadores de Yvel, la compañía israelí está dedicando 25 artesanos cuidadosamente seleccionados de la compañía para producir la pieza y entregar rápidamente la máscara a uno de sus clientes más exigentes: un multimillonario chino de Shanghai, que compra las joyas de la empresa por décadas. La máscara fue ordenada como un gesto simbólico de apoyo financiero a los 150 empleados de la empresa.

“La fecha límite para la entrega de la máscara está fijada para el 31 de diciembre”, dice Orna Levy. “En ningún caso se retrasará”, añade Isaac, “En estos días tumultuosos, cada pedido que recibimos ayuda a preservar las operaciones diarias de la empresa”

Si quieres ver la entrevista completa consulta nuestra edición de COSAS del mes de septiembre

Revista Cosas Septiembre 2020