Llevar una dieta equilibrada y sin excesos es una de las claves para tener una vida sana. Mejorar esta situación es muy fácil, solo es cuestión de informarse correctamente.

Cocinar las carnes hasta que no queden partes rojas o rosadas en su interior previene las enfermedades transmitidas por alimentos

Estar sanos depende de cada uno y del modo en que cuida el cuerpo. Realizar actividad física, descansar bien y mantener un plan alimentario abundante y variado son algunas de las cosas más importantes para poder cumplir con este objetivo.

Que los alimentos consumidos aporten las cantidades necesarias de nutrientes es indispensable para gozar de buena salud. Sin embargo, esto varía de una persona a otra, por eso, siempre se recomienda realizar una consulta con un especialista.

Comportamientos que benefician al organismo

Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física

*Realizar 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites

*Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa

*Comer tranquilo, en lo posible acompañado y moderar el tamaño de las porciones

*A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua. No esperar a tener sed para hidratarse.

*Para lavar los alimentos y cocinar, el agua debe ser segura.

*Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.

*Ingerir al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día. Su consumo disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

*Al consumir carnes quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado e incluir huevo.

*Incorporar legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca a la dieta.