La emergencia sanitaria nos ha afectado de distintas maneras, tanto en lo económico como en lo emocional; en este último punto se han disparado los casos de ansiedad, depresión y estrés.

De acuerdo con diversos estudios realizados a nivel mundial, cuando esta pandemia termine, se necesitará apoyar a las poblaciones vulnerables o que padecen problemas de tipo mental y emocional será de vital importancia debido a que los niveles de ansiedad han aumentado o en el peor de los casos, ha empeorado las condiciones de muchas personas.

Pero también hay otro punto que se debe atender y es que muchas personas que jamás habían experimentado esta sensación comienzan a sentirse abrumadas por emociones que desconocen, pero que fueron detonadas por el coronavirus y que podrían dejarles secuelas emocionales.

Al respecto, el Doctor David Rosmarin, fundador del Centro para la Ansiedad y psiquiatra en Harvard, comentó a Insider que lo primero que hay que saber es que el miedo se basa en la realidad y la ansiedad no.

“La pandemia es una infección invisible que se esparce de forma importante, por lo que es complicado discernir entre lo que es real y lo que no; por ello hay que hacer algunos juicios”

El experto sugiere que, aunque siempre existe un riesgo de contraer coronavirus, cuando la respuesta a esta amenaza se vuelve irracional, es momento de acudir con un especialista.

Rosmarin sugiere que si en tu zona las autoridades prohíben ciertas cosas, pero permiten otras, te arriesgues a intentarlo y de esta manera enfrentar tus miedos.

“Se le llama terapia de exposición, donde invitamos a la gente a tener la valentía de encarar su ansiedad. Si alguien tiene miedo por detalles poco probables como que le caiga un rayo o escenarios poco factibles, le ayudamos a conseguir esta victoria”

Si sientes que el miedo o el pánico te ha rebasado en esta pandemia, lo recomendable es que te acerques a un especialista. Recuerda que está bien sentirse mal.