La emergencia sanitaria que se vive en distintas partes del mundo, incluido nuestro país, ha desatado un alza importante en la estadística de padecimientos emocionales, especialmente en el sector más joven de la población. Los principales factores que están afectando emocionalmente a la población son el económico y el social.

De acuerdo con la psiquiatra Marilyn Price-Mitchell, diversos estudios han dado a conocer que los adolescentes serán los más afectados de forma psicológica y será necesario que los padres pongan atención a su comportamiento durante el confinamiento y cuando retomen sus actividades ya que pueden presentar cuadros de soledad, miedo, depresión, ansiedad o en casos extremos caer en abuso de sustancias y comportamientos suicidas.

Los expertos se muestran preocupados pues consideran que esta condición de crisis sanitaria podría desencadenar una ola importante de suicidios; así como una alza importante de episodios depresivos, mismos que no son considerados en las estrategias de salud pública de muchas naciones.

Los especialistas invitan a los adultos a forjar relaciones positivas con los integrantes más jóvenes de la familia para que se sientan en confianza de transmitir sus emociones. El apoyo en estos momentos será fundamental para salvar vidas.