La alimentación juega un papel clave para reforzar el sistema inmunológico, reducir el estrés, aumentar la concentración, sentirnos más productivos, darnos energía y, por supuesto, mantenernos más sanos. Así que hoy te comparto 5 claves de alimentación que deberías considerar en tus días de tele trabajo:

ASEGÚRATE DE BEBER AGUA
El cerebro necesita mantenerse hidratado para cumplir con sus funciones básicas. La deshidratación puede causar fatiga, malhumor y problemas de concentración. Te aseguro que desde la primera semana de crear el hábito de beber agua notarás una mejor digestión, te sentirás más enfocado(a), con menos antojos y con mejor estado de ánimo.

PLATO IDEAL

Para asegurar que tu cuerpo está recibiendo todos los nutrientes que necesita, utiliza como referencia el plato de la nutrición ideal: 50% frutas y verduras, 25% proteínas saludables (de origen vegetal o animal), 25% granos enteros (arroz integral, trigo entero, arroz salvaje, quinoa, amaranto, etc.) y una porción de grasa saludable (aguacate, aceite de olivo, nueces, etc.). Si te quedas con hambre repite porción de vegetales, no de carbohidratos.

ELIMINA EL CONSUMO DE AZÚCAR REFINADA Y ALIMENTOS PROCESADOS

El consumo de azúcar refinada y los alimentos ultra procesados aumentan el estrés, reducen tu nivel de energía, suprimen tu sistema inmunitario y producen alteraciones tu estado de ánimo. Si bien el azúcar que se encuentra en la fruta u otras fuentes naturales puede darle un pequeño impulso al cuerpo (porque se acompaña de fibra y vitaminas), el azúcar procesada liberará glucosa a la sangre de manera rápida otorgando unos cuantos minutos de mucha alerta, seguidos de un efecto devastador.

ANTOJOS Y SNACKS
A menudo en casa con el refrigerador y la alacena tan cerca las idas a la cocina pueden multiplicarse, la mayoría de las veces ni siquiera es por hambre, pero acabamos comiendo. El mayor pretexto para comer mal es “es lo único que había y moría de hambre”, es por eso que te recomiendo cambiar el ambiente.

EVITA COMER FRENTE A UNA PANTALLA
Cuando comes mientras estás distraído (viendo TV, trabajando frente a tu laptop o viendo redes sociales en tu celular) es mucho más probable que comas en exceso. Sentarse a comer lejos de tu área de trabajo te ayudará a despejar tu cerebro y tendrás una tarde mucho más productiva.