La desparasitación hace referencia a proteger a tu mascota contra agentes externos, ya sea de modo cutáneo o a través de su aparato digestivo. Los insectos son un medio de transmisión común de parásitos intestinales, otra fuente son los huevos de lombrices que se asientan en espacios sucios de la casa donde tu mascota acostumbra a husmear y por último, los alimentos en mal estado.


En el caso de los parásitos internos, estos no son visibles, por eso es muy importante que conozcas los síntomas que provocan para que puedas detectarlos oportunamente y desparasitar a tu mascota a tiempo. Entre los síntomas que pueden indicarte que tu perro o gato necesita visitar al veterinario para que le realice una desparasitación, se encuentran la inflamación estomacal, pérdida de peso, irritación anal, gusanos en las heces o por el lado contrario, estreñimiento, anemia, diarreas y vómitos.

La desparasitación puede ser de dos tipos, la primera es la preventiva; en esta el veterinario administra un producto durante la visita de rutina o te da instrucciones para que lo hagas tú mismo. El segundo tipo es cuando tu mascota ya sufre de un problema de parásitos y requiere de tratamiento. En este caso, el veterinario receta un producto o antibiótico adecuado para tu amigo.

Es por ello que especialistas en salud animal involucrados en el “Primer Consenso para Promover la Nutrición y la Salud de las Mascotas en México” gremio que busca impulsar una correcta alimentación en perros y gatos-, te enfatizan algunos datos importantes que debes conocer sobre la desparasitación en tu mejor amigo.

  • La pastilla antiparasitaria en perros es el método de desparasitación interna por excelencia.
  • Además de los comprimidos orales, también existe el mismo tratamiento en formato de pipeta o inyectable, utiliza el que recomiende tu médico veterinario de cabecera.
  • Los problemas que puede sufrir un perro con lombrices u otros parásitos internos como los gusanos del corazón, son muy graves, por eso debes desparasitarlo regularmente. Normalmente con una pastilla antiparasitaria a tiempo es suficiente para evitar mayores complicaciones.
  • Los gatos pueden tener parásitos durante mucho tiempo y no mostrar ningún síntoma, por ello, la prevención es esencial.
  • Desde que tu mascota es cachorro o gatito, debes empezar con su programa de desparasitación, pues al ser bebés están menos protegidos ante agentes externos y algunos parásitos pueden afectar su crecimiento.
  • Actualmente, tanto para perros como gatos existe el comprimido combinado. Se trata de una pastilla que combate parásitos tanto internos como externos. El formato del tratamiento combinado es una golosina masticable, este comprimido combate los gusanos, pulgas y garrapatas.

Recuerda revisar que su alimento se encuentre siempre en buen estado, verifica la fecha de caducidad y que su composición u olor no hayan cambiado. Querer a tu mascota significa también cuidarlo y velar por su salud, la desparasitación de tu amigo es parte esencial de su bienestar y buen desarrollo.