Crea exfoliantes con productos caseros

Lo primero que necesitarás para tu exfoliante es una cucharada de miel, puedes utilizar miel de abeja convencional. Mezcla con una cucharada de azúcar refinada o  mascabado y aplícala suavemente sobre tu rostro, deja reposar por 15 minutos.El azúcar ayudará a exfoliar tu cutis mientras que la miel se encargará de
desinfectar y purificar tu rostro. Después de este tiempo, enjuágate con agua tibia. ¡Sentirás una gran diferencia!

Otra opción para exfoliar el cuerpo es reutilizar el café molido que preparas en tu cafetera. Lo único que deberás hacer es agregar en un frasco o recipiente 3 cucharadas de café y mezclar con otras 3 de aceite vegetal (o el que tengas en casa, ya sea de coco, almendra u olivo). En tu siguiente baño, aplica la mezcla por todo tu cuerpo y enjuaga. Notarás que tu piel estará suave y limpia.

Mantén tu cabello saludable

Elabora una mascarilla para eliminar las puntas abiertas de tu cabello. En un recipiente mezcla: un plátano maduro, un aguacate, dos cucharadas de miel de abeja, una cucharada de leche y por último una de aceite de olivo. Revuelve muy
bien y aplícalo sobre tu cabello, de medios a puntas. Déjalo actuar por 30 minutos y enjuaga, ¡conseguirás un cabello más sano!

Humecta tus labios

Para este tratamiento deberás aplicar vaselina en tus labios; con un cepillo de dientes limpio, cepilla tus labios de forma circular. Esto ayudará a retirar células muertas y a reactivar la circulación.

Seca o retira fácilmente el esmalte de uñas

Para poder secar más rápido el esmalte cuando termines de pintarte las uñas, deberás llenar un tazón con agua y hielos. Sumerge tus manos por 30 segundos, al sacarlas, notarás que el esmalte secará rápidamente.
Si lo que buscas es retirarlo con mayor facilidad, deberás sumergirlas en un tazón de agua tibia. Esto ablandará el esmalte y será más fácil removerlo.

Medita en casa con estos sencillos pasos

Meditar te relaja y ayuda a generar nuevas ideas y despejar la mente. Por ello, te sugerimos 4 pasos para lograrlo cuando estés en casa ¿te animas?

1.Programa una alarma suave para que suene dentro de 5 minutos.
2.Ponte cómodo, ya sea que te sientes en un sillón, una silla o en el piso. Puedes reproducir música relajante o sonidos de naturaleza en tu celular si así lo deseas.
3.Respira profundo. Enfoca tu atención en cómo entra y sale el aire de tus pulmones.
4.Si te vienen pensamientos a la cabeza, déjalos pasar y vuelve a concentrarte en tu respiración.
Felicidades, ¡has aprendido a meditar! Puedes aplicar tu nuevo conocimiento por las mañanas antes de tomar el primer café del día, por las tardes después de comer o por las noches antes de irte a dormir.

Libérate del estrés

Si te sientes estresado por la situación actual que vive el mundo, recuerda realizar actividades en casa que mantengan tu mente ocupada y en orden. Realiza actividades de limpieza como: lavar los trastes, sacudir, acomodar tu ropa y organizar tu cuarto. O bien, planea una renovación como pintar de otro color la sala, acomodar de manera diferente los muebles de la recámara, etc. Recuerda que mientras más orden y limpieza tengas en tu casa, tu mente se mantiene más tranquila.