La temporada de invierno con sus bajas temperaturas pueden generar o acentuar problemas respiratorios al inhalar aire frío y seco. Respirar de forma profunda aire muy frío puede representar riesgo principalmente para las personas con afecciones respiratorias como asma, bronquitis o EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Isabela Andrade 🧿🦋 (@isabelaandradeef) el

Ante estas circunstancias muchas personas evitan ejercitarse o salir a correr por temor a enfermarse; sin embargo, es posible hacer ejercicio en un clima frío, siguiendo algunos consejos prácticos y simples; principalmente enfocados en una adecuada respiración, que te ayudarán a evitar esas complicaciones que surgen al respirar aire frío.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por B E T O • V I L L E (@betoville) el

Expertos indican que el aire frío en el cuerpo disminuye la resistencia de las personas a las infecciones virales y bacterianas provocando problemas a la salud; el sistema cardiovascular también puede sufrir afectaciones al aumentar la presión arterial e incrementar el esfuerzo del corazón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Davo (@davidfierrom) el

Con el frío los conductos de las vías respiratorias del sistema cardio-respiratorio tienden a estrecharse, lo que dificulta la inhalación. Las personas con asma o bronquitis inducida por el ejercicio presentan mayor dificultad para respirar aire frío. Incluso en personas sanas, el aire frío y seco puede irritar las vías respiratorias y los pulmones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Judith Estelles (@judithestelles) el

Claves para ejercitarse en invierno

En este contexto, Philips, comparte algunas recomendaciones que te ayudarán a combatir los problemas de respiración de aire frío durante el invierno para poder ejercitarte sin afectar tu salud.

-Respiración nasal. Al respirar por la nariz el aire se calienta y humedece, evitando resecar las vías respiratorias y daño bronquial.

-Abrigarse adecuadamente. Cubrir la nariz y boca cuando se está en exteriores para propiciar calentar el aire que se respira y humedecerlo, intentando respirar a través de una bufanda para ayudar a calentar el aire antes de inhalarlo.

-Es recomendable usar capas que incluyan un material sintético que permita que la transpiración se evapore.

-Hidratación constante. Los expertos aconsejan humedecer las cavidades nasales con alguna solución salina; ya que una nariz seca puede sentirse congestionada y provocar respirar por la boca, acción que puede resecar las vías respiratorias.

-Evitar irritantes pulmonares como el tabaco y el humo de las chimeneas al estar en el exterior.

-Mantener los regímenes de medicamentos en caso de padecer una afección respiratoria.