Un estudio reciente revela que al menos uno de cuatro usuarios de redes sociales; con edades de entre los 15 y 35 años, ha enviado imágenes sexuales a otra persona por lo menos una ocasión. Este contenido ha sido bautizado por los millennials como “el pack”; y se ha catalogado como una de las prácticas sexuales más peligrosas de la era moderna.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por J.J.💗 (@polskagirl_24) el

El Instituto de investigación del Hospital de Alberta y la Universidad de Cargay en Canadá, aseguran que esta práctica es una forma saludable de explorar la sexualidad de los individuos. El problema es cuando ese contenido es compartido a terceros sin el permiso de la persona que se muestra en la imagen.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por LUCAS PINA (@lucaspina007) el

La investigación reveló que uno de cada 10 personas que practican sexting han reenviado el material sin consentimiento de la persona, agrediendo su privacidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FASHION👗OUTDOOR🥾📍Lippstadt (@ricarda.2705) el

Otro dato que arrojó la investigación es la época en la que usuarios comparten más imágenes desnudos o semidesnudos a otras personas a través de redes sociales o aplicaciones de mensajería. Los datos arrojan que durante las vacaciones de verano, en Navidad y previo al Año Nuevo; los jóvenes entre 17 y 29 años son más activos enviando “el pack”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por EleDuardo (@lalox222) el

¿Por qué se vuelve tan adictivo enviar “el pack”?

El sexting es la evolución del voyeurismo y despierta en el individuo una dosis de adrenalina estimulando su deseo sexual acompañado por la fantasía de sentir que la otra persona también está haciendo algo “prohibido”. Especialistas aseguran que se puede generar una adicción a esta práctica al evitar intimar por la necesidad de sentir el peligro de ser descubierto.