¿Haz intercambiado nudes o mensajes comprometedores  en una conversación? A esta práctica se le conoce como sexting, y aunque antes no era un hábito tan difundido,  para las generaciones de ahora es algo normal. De acuerdo con un estudio, 1 de cada 7 adolescentes manda mensajes con contenido sexual. Además, la investigación recalcó la importancia de hacerlo con responsabilidad, pues el 8% de las personas afirmó haber recibido mensajes sin su consentimiento.

“El sexting, cuando se hace con las medidas de seguridad apropiadas, puede ser algo enriquecedor. De hecho, cada vez más mujeres exploran su sexualidad, experimentan en sus relaciones y quieren cambiar la forma en la que perciben su cuerpo. Según el estudio “Love, Relationships and Technology”, el 48% de las chicas respondió que han hecho estoEl chiste es sentirte  cómodo si decides hacerlo y que ambas partes pasen un momento divertido o de complicidad”, afirma Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico

El gusto por el sexting es completamente personal, pero es interesante preguntarnos: en general ¿qué piensan las mexicanas de esta práctica? ¿Les gusta o no? Con el fin de saber más sobre nuestros hábitos, la plataforma digital realizó una encuesta entres sus usuarias,  sobre lo que nos late y lo que no a las mexicanas sobre  este tema. Esto fue lo que descubrieron:

Sí me gusta… pero sólo en una relación

Hacer sexting o no, esa es la cuestión. Cuando a las mexicanas se les preguntó si lo hacían o no (eso incluye texto, imagen o video), un 73% respondió que sí, sin pensarlo, siempre y cuando estén en una relación estable. Por otro lado, el 27% respondió que lo practicaban con sus ligues en general, lo que indica que no lo hacen como una práctica exclusiva.

Por otra parte, otro dato interesante es que cuando se les preguntó a las mujeres si creen que el sexting es necesario en una relación para que esté completa, los resultados fueron muy cerrados: el 49% dijo que sí, frente al 51% que dijo que no.

La importancia de las fotos

Entre las variantes del sexting, una de las más difundidas –y cada vez más aceptada socialmente– es enviar las famosas nudes, fotos desnudas o semidesnudas. Cuando se les preguntó a las mujeres mexicanas si le habían mandado alguna nude a su ligue, el 47% respondió que “obvio sí”, frente al 53% que dijo que “ni loca”. Sin embargo, ante ese porcentaje casi parejo de mujeres que lo hacen y las que nunca lo harían, al preguntarles si su ligue les había mandado alguna foto de ese estilo, el 77% dijo que sí, lo que nos hace pensar que las mujeres reciben más nudes de las que envían.

Además se les preguntó quién da el primer paso para mandar la foto y el resultado fue definitivo: el 86% de las mexicanas dijo que la primera nude venía de parte del chico. Con respecto a la percepción sobre su cuerpo, el 62% dijo que se sentía sexy al mandar una nude , pero el 38% dijo que no le hacía sentir nada en particular, por lo que es más probable que no lo practiquen por eso.

Finalmente, una estadística muy relevante para poder ejercer esta práctica de mejor forma, es que el 71% de las mujeres dijeron que a veces se sentían inseguras de hacerlo porque pensaban que en algún momento los mensajes o las fotos podrían ser usadas en su contra. Por otro lado, sólo el 29% dijo que se sentía en calma con el asunto. Frente a esto, hay que preguntarnos por qué las mujeres no pueden llevar con tranquilidad esta faceta sexual sin miedo a las repercusiones: ¿qué pasa con la persona que las recibe?

“Te guste o no, es esencial respetar los límites y la intimidad de la otra persona. Si se usa de manera íntegra, el sexting no tiene por qué ser dañino; de hecho, todo lo contrario, resulta un  plus para cualquier relación, permitiendo explorar otras facetas tanto de la pareja como de nuestra sexualidad, con responsabilidad y amor por nosotras mismas”, concluye Rocío Cardosa.