Tras retirarse de las pantallas de televisión, Ingrid Coronado reaparece para presentar su nuevo libro “Simón y el Sauce Llorón” en coautoría con su amiga, la terapeuta Paulina Vargas.

La historia de este libro nos lleva a reflexionar la importancia de vivir todas esas emociones que la sociedad dicta que no son apropiadas cómo sufrir, llorar, deprimirse o estar melancólico. Esto en contraste con la carrera de la conductora, ya que por años nos mostró a una Ingrid feliz y sin problemas.

La también cantante comentó que había realizado algo que saliera desde el fondo de su corazón y creatividad, por lo que este proyecto la tiene muy contenta.

En entrevista para COSAS, Ingrid Coronado confesó detalles que la inspiraron para crear este libro y nos adelantó lo que contendrá uno de los dos libros que publicará próximamente.

 

¿Cómo nació la idea de escribir un libro?

Te voy a ser sincera, soy una mujer muy pasional, soy apasionada con todo lo que hago, y necesito canalizar mis pasiones de manera saludable. Debo decir que para mi fue una sorpresa porque no me imaginé que podía hacerlo, no soy la típica escritora que desde niña quería escribir, de pronto llegó la inspiración, lo escribí, se lo mandé a Paulina y ella me dijo, claro vamos ha hacerlo.

Por su parte, Paulina confesó las habilidades que tiene Ingrid y que pocos conocen.

Ingrid es una creativa, ella necesita sacar su creatividad y su vía de escape es por medio de la música, en la pintura y ahora en la escritura, y yo creo que ya venía gestándose desde hace mucho tiempo.

 

¿Te alejaste de los medios de comunicación para que tu público no te viera llorar?

No, este proceso lleva cuatro años, los años más difíciles fueron los primeros tres, ya el último año podría decirte que ya le puse palomita a todas mis emociones que tenía que sentí al respecto y hoy te puedo decir que me siento plena, me siento feliz, tengo una familia preciosa, mis tres hijos están bien.

Agradezco a la vida por haberme enfrentado a esta tormenta porque la sabiduría que encontré en ella fue enorme. El programa donde trabajaba se llama “Venga la Alegría” y no podía estar triste, elegía el baño en los cortes comerciales para estar triste y luego volví a sonreír regresaba para ser “Ingrid la de Venga la Alegría”, pero creo que sí faltaba esta parte porque muchas personas me escribían que el que yo estuviera sonriendo a pesar de la situación que estaba viviendo los inspiraba para superar sus problemas.

¿En tu próximo libro hablarás del momento tan difícil que viviste hace unos años?

Mi historia la gente la conoce, pero no saben lo que yo experimenté en las puertas de mi hogar, pero sí saben lo que pasó. La forma en la que lo expresé en esta obra que es principalmente para mujeres, debo decirte que los va a sorprender.

Ingrid Coronado aprovechó el momento para entregar las regalías que le corresponden de “Simón y el Sauce Llorón” a Save the Children, asociación que protege los derechos de los niños y adolescentes, y de donde ella es embajadora desde hace tiempo.