El actor Mauricio Islas se encuentra en un momento profesional muy importante, pues no solamente está preparando una serie, sino que continúa de gira con ‘Dos Más Dos’, prepara su libro autobiográfico y acaba de abrir una agencia de representación. En medio de su apretada agenda, conversamos con el histrión.

“Soy perfeccionista, obsesivo, pasional y leal”, asegura al cuestionarle cómo definiría su personalidad en pocas palabras, además de asegurar que las personas suelen tener un concepto equivocado al conocerlo: “¡Que soy un mamón! Me dicen ‘yo creí que eras un sangrón, pero luego te conocí y no es así’”.

A lo largo de su prolífica carrera, Mauricio ha atesorado anécdotas, sin embargo nos confesó el momento que más lo ha marcado: “Tengo una (anécdota) que es la favorita, no es la más positiva, pero me marcó, fue importante: yo estaba en el CEA, ya había hecho dos telenovelas, algunos capítulos, y me llamaron para ser el hermano de Thalía en ‘María Mercedes’ creo, la primera que hizo, y ya hasta tenía el mechón pintado y todo, y yo pensaba -de aquí al estrellato-, y de repente ¡Pum!, me dijeron que no era yo, y fue un golpe fuerte pero muy interesante porque me dije -no siempre que tengas algo ya asegurado, te lo van a dar-, pero lo más importante de todo eso es que hay que echarle humildad a las cosas”.


El actor recientemente se convirtió en empresario, pues abrió su propia agencia de representación llamada Make It, es por eso que le preguntamos qué hubiera sido, de no haberse dedicado a la actuación: “Yo creo que hubiera sido abogado o policía, una cosa así de investigación privada, undercover, estas cosas raras, yo tengo familiares metidos dentro de ese rublo o esa profesión desde hace muchos años y yo crecí con esa idea de las armas, las oficinas, los agentes y yo quería ser policía y no me dejaron, pero me hice actor y he sido policía, piloto, de todo. Y hubiera sido buen abogado, he arreglado tantos asuntos legales en mi vida que creo que ya aprendí algo”.