Este 19 de febrero arrancan su gira ‘Una última vez’, con la certeza de que no es un regreso definitivo.

Tras su separación hace siete años, Sin Bandera dejó un vacío que trascendió las fronteras de la música, uno que impactó en los corazones de toda una generación, que encontraba en sus letras las palabras precisas para describir su propio amor y desamor. Su historia, y la de sus integrantes, Noel Schajris y Leonel García, se antoja como la de aquellas parejas cuya ruptura resulta incomprensible y que no se aleja nunca de las esperanzas de una reconciliación. La onda expansiva del anuncio de su reencuentro alcanzó con tal fuerza a los más de tres millones de fanáticos que integran sus redes sociales, que a nadie sorprendió que las dos primeras fechas de su nuevo tour, Una última vez, agotaran localidades en apenas un par de horas.

“Este momento sólo lo pudo definir como una súper plenitud. Siete años de llevar una carrera en solitario nos dan una gran sensación de fortaleza, aprendimos cosas que no sabíamos y ahora podemos ponerlas en práctica en cualquier momento y a voluntad. Antes nuestra vida dependía del éxito que tuviera el grupo, pero ya no lo vemos así. Ahora estamos en la posición de gozar absolutamente todo. Los resultados pasan a segundo termino y todo se reduce a lo que sucede en el escenario, con la gente, la música, y nosotros”, afirma Leonel, quien asegura que nada ha cambiado entre él y su camarada argentino.

“Estamos conectados a través del tiempo. Sin bandera nunca dejó de estar presente, gracias a las canciones, y no hubo momento en el que la gente no nos preguntará cuando íbamos a volver, aunque fuera por una última vez. El título de esta gira hace honor a la frase con la que la gente exteriorizaba ese deseo. Concretar este reencuentro era cuestión de que pasarán algunos años, siguiéramos con nuestras carreras y nuestras vidas, hasta llegar a este momento en concreto, en el que estamos sanos a nivel solistas y en el que pensamos que no tenía sentido esperar a tener 50 años. Esto lo vamos a hacer con la energía que se merece” puntualizó Noel.

Ahora, como hombres más maduros y artistas con mayor autoconocimiento, aceptan que éste es un reencuentro efímero pues los planes juntos no se extenderán de manera indefinida ya que este proyecto, además de agradecer al público por no olvidarlos, también representa la ofrenda con la que marcan el punto final a su carrera juntos.

No te pierdas la entrevista completa en la edición de ENERO de la Revista COSAS.