Un nuevo término se ha comenzado a apoderar de los medios: “copyright trolling”, el cual hace referencia a las demandas que muchos paparazzi o agencias hacen en contra de los famosos, por el uso ilegal de material fotográfico.

En 2017, Khloé Kardashian, compartió una fotografía tomada por un paparazzo en la que aparece ella misma en un restaurante de Miami, misma por la que fue demandada por Xposure Photos, quien solicitó más de 175 mil dólares por daños.

Situaciones parecidas han vivido varias celebridades por el uso de fotografías con copyright. Es debido a las ganancias que algunas personalidades reciben por sus postéos patrocinados en redes sociales, los cuales llegan hasta 1 millón de dólares.

La realidad es que no existe jurisprudencia con la que se pueda resolver este tipo de conflictos que no solamente afectan a las celebridades y a los fotógrafos, sino que las “cuentas de seguidores”, han desaparecido por problemas similares.