Hace casi medio año la exuberante hija de Myrka Dellanos, la modelo Alexa, dejó boquiabiertos a sus seguidores al tomar la radical decisión de abandonar por completo la sensualidad, tangas, bikinis y transparencias, para entregarse por completo a Dios, por los que se refugió en el cristianismo.

Incluso cambió su manera de vestir y repercutió en su apariencia, se volvió más discreta. Pero nadie imaginó que Alexa no aguantaría explotar su lado más candente y ya volvió a las andadas.Ç

A continuación las pruebas de su pecado:

Alexa, de 24 años, perdió la fe y retomó su camino en lo que más le acomoda, por lo que en su perfil de Instagram ya volvió a subir la temperatura con un bikini rojo que transformó en tanga gracias a la inmensidad de su retaguardia.

La hija de Myrka derrochó sensualidad en Malibú, California, y se dejó grabar mientras corría por la playa, grabación que detonó los más sucios comentarios a la modelo, aunque hubo quienes se enojaron con ella por no cumplir su palabra con Dios.