Eso sí, asegura sentirse muy cómodo.

Detrás del peculiar sentido de la moda de Jaden Smith -quien acostumbra a publicar fotografías en su perfil de Instagram con falda o con las uñas pintadas- se esconde una noble intención: aprovechar su fama para eliminar los estigmas en torno a la fluidez de género, ayudando así a allanar el camino para las próximas generaciones.
 
“En cinco años, cuando los niños vayan al colegio llevando una falda, nadie les molestará o les atacará por ello. Yo me estoy llevando la peor parte [de las críticas] al ser el primero, de tal forma que mis hijos y las próximas generaciones pensarán que ciertas cosas son normales, aunque en mi época no lo eran”, explica el joven en el último número de la revista Nylon, donde ha sido el primer hombre en protagonizar una portada en solitario con motivo del décimo séptimo aniversario de la publicación. 
 
El actor y cantante siempre ha contado con el apoyo de sus padres, Will Smith y Jada Pinkett Smith, a la hora de expresar sus inquietudes artísticas y personales con total libertad.
 
“La lección más importante que he aprendido de mis padres ha sido la importancia de ser yo mismo, cueste lo que cueste, y sin importar lo que la gente piense”, asegura en la entrevista. 
 
Por su parte, el famoso padre del joven no podría sentirse más orgulloso de la valentía que ha demostrado su hijo en los últimos años, atreviéndose por ejemplo a protagonizar la campaña publicitaria de la colección femenina de Louis Vuitton vestido de mujer.