Se enfrenta a grandes críticas.

La chica de Nueva Zelanda, Simone Anderson, perdió 89 kilos y no dudo en presumir su nueva figura en su cuenta de Instagram; sin embargo, no recibió buenas respuestas, pues la consideraron farsante.
 
Por las fuertes críticas, Simone confesó a un medio australiano que lo más difícil durante esta transición fue tratar con críticas destructivas de los internautas, ya que pensaba recibir buenas respuestas y fue lo contrario.
 
En su cuenta ya tiene más 170 mil seguidores, y comparte fotografías del antes y después dejando en claro su cambio de imagen que logró gracias a un tratamiento de balón gástrico, además de cambiar radicalmente su estilo de vida y ejercicio.
 
Ahora la chica está más que contenta por su nueva complexión y disfruta su nueva rutina, sin importar críticas.
 

¡AQUÍ LAS FOTOS DE SU CAMBIO!