La muñeca no se conforma con ser la favorita de las niñas, apuesta por el mundo digital y festeja 500 mil seguidores en su red social favorita, Instagram.

Tiene 55 años pero siempre ha sido una mujer de su tiempo, incluso adelantada a él. Cuando nació, en 1959, todas las niñas querían jugar con una muñeca, con hijos a los que cuidar y una cocina en la que elaborar delicias para servirles. Tras su llegada, niñas a lo largo y ancho del mundo cambiaron los bebés por las joyas y vestidos y la cocinita por el set de maquillaje. Se llama Barbie, es la muñeca más famosa del mundo y esta festejando su creciente ascenso en el mundo digital con nada más y nada menos que 500 mil seguidores en su red social favorita, Instagram.

Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil
Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil

La originalidad de Barbie y parte de su éxito han residido desde el principio en vender, más que una muñeca, un estilo de vida. Junto con Barbie, su melena rubia, su maquillaje perfecto y todos sus accesorios,Mattel vende, desde hace más de medio siglo, valores altamente criticados por los más escépticos que tachan a la muñeca de superficial en exceso, de demasiado delgada, de mujer objeto y más.

Lejos de querer acabar con estas críticas, la última estrategia de márketing de la empresa juguetera parece ir encaminada a avivarlas, a fortalecer esa imagen de `material girl´ que durante años se ha forjado la muñeca.

Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil
Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil

En su Instagram oficial Barbie se pone a la par de instagirls fashionistas, lanza sus particulares consejos de estilo, hace street style y recomendaciones con sus prendas fetiche o cuenta, imágenes mediante, lo maravillosa que es su vida a caballo entre Los Hamptons, Los Ángeles y las pasarelas internacionales.

Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil
Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil Barbie en la playa de Sao Paulo, Brasil

La muñeca tiene sus propios hastags #barbie, #barbiestyle, #BarbieEssentials y, a tan solo tres días de la apertura de su cuenta oficial, alcanzó más de 100.000 seguidores. El hecho de que la firma se haya decantado por abrirle una cuenta personal a la muñeca, desde la que refleja su personalidad, sus gustos y ambiciones, nos lleva a plantearnos si se trata de un juguete dirigido, efectivamente, a niñas que no tienen o no deberían tener Instagram o, por el contrario, se dirige a aquellas que, como la muñeca, aman las selfies, crean hastags con su nombre, hacen de cada uno de sus looks un motivo de shooting o convierten cada una de sus salidas a un restaurante un pretexto perfecto para hacer tendencia en el street style.